Afroargentinos, el genocidio olvidado

Migración

06 de Abril del 2012

Es invierno en Buenos Aires y el frío sube húmedo del Río de la Plata. Parque Patricios, un barrio compuesto por típicos edificios bajos y antiguas naves industriales clausuradas, está envuelto por una neblina ligera. Caminamos por la calle Monteagudo, bordeando el parque que da nombre al barrio. Es viernes por la tarde y ya es de noche.

Mal iluminado y con grandes árboles, en el centro del parque se ven improvisadas fogatas en las que los jóvenes que viven en la calle se calientan. Esnifan pegamento, fuman paco –pasta base-, representan la triste realidad de la exclusión social, consecuencia de múltiples crisis que han golpeado Argentina. Más de un intelectual habla de un nuevo tipo de genocidio, porque en un país en el que se produce alimento para más de 300 millones de personas, la pobreza es evitable.


Llegamos a la avenida Caseros y junto al hospital Churruca esperamos el autobús 28. Enfrente se erige un monumento que recuerda el fin de una epidemia, el fin de otro genocidio. Ocurrió hace más de cien años y acabó con la población afroargentina. El país más “europeo” de América Latina contó con una importante población afro hasta finales del siglo XIX. Buenos Aires, como puerto de entrada desde la época del Virreinato, fue lugar de comercio, contrabando. Circulaban la plata y la mano de obra esclava en una ciudad canalla que, aparentemente, poco tiene que ver con la actual.


Los registros dan cuenta de que hacia1600 ingresaron los primeros africanos en Buenos Aires. Para finales del siglo XVIII en algunas provincias algodoneras del país, como Santiago del Estero o Tucumán, la población de origen afro constituía una mayoría.


Entonces, ¿qué sucedió para que en tan breve lapso de tiempo desapareciera esta comunidad? Los expertos hablan de una funesta combinación de factores: múltiples guerras, políticas de blanqueamiento y repetidas epidemias de fiebre amarilla y cólera.


Hay que recordar que desde la guerra de independencia, la campaña del desierto o la sangrienta guerra del Paraguay, los negros formaron parte de las primeras filas, auténtica carne de cañón. “Pero sus mujeres y sus hijos libertos quedaron, siendo la base del mestizaje oculto de la identidad argentina”, dice el cineasta David Rubio, autor de Defensa 1464, un interesante documental que representa la realidad afroargentina de ayer y de hoy.


EL 30 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN


Las políticas de blanqueamiento que llevaron a cabo todas las élites criollas a lo largo de América latina durante el siglo XIX favorecieron la llegada masiva de inmigrantes europeos. Así las cosas, “la comunidad negra que en 1810 suponía más del 30 por ciento de la población porteña pasó a ser un 0,3 para finales de siglo”, recuerda Rubio. El discurso dominante se fue haciendo realidad.


En 1871, Buenos Aires carecía de condiciones básicas de salubridad. La epidemia de fiebre amarilla golpeó con especial crudeza a los afroargentinos, que fueron confinados y abandonados a una extinción segura.


Tras la epidemia se reconstruyó una nueva ciudad a imagen de las grandes urbes europeas mientras el componente afro de la identidad nacional argentina se olvidaba. Pero si escuchamos atentos los ruidos del tiempo encontramos vestigios culturales que dan cuenta de esta realidad: el decadente candombe rioplatense, la palabra quilombo, o el propio tango, cuyo origen parece ser afro, son algunos ejemplos. Incluso en el lenguaje: los argentinos se refieren despectivamente a los pobres que viven en las villas miseria-poblados de chabolas- como “negros”, aunque, de hecho, sean blancos.


Reducida a mero folclore, o a un hecho exógeno de la identidad nacional, la cultura afroargentina busca su lugar. Llega el autobús y dejamos la plaza, miramos hacia atrás y recordamos cómo, junto a ese monumento, no hace mucho se abrieron fosas comunes que nos recuerdan las miles de víctimas olvidadas de ese otro gran genocidio argentino.


 


Artículo original de Martín Aldalur para Guin Guin Bali:


http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=2&id=607

Comentarios

En vez de criminalizar la inmigración hay que aprovecharla

Hablamos con Martín Aldalur, autor de Clandestinos. Su trabajo es una mirada caleidoscópica a modo de libro que retrata el fenómeno de la inmigración ilegal africana; origen, motivación, viaje, recepción, encuentro e integración.\r\nEsta recopilación minuciosa de 300 testimonios vierte luz sobre un proceso complejo y cargado de prejuicios, donde todos los actores del fenómeno, víctimas y victimarios, tienen su oportunidad.\r\nHistorias de sufrimiento e injusticia, pero sobre todo de superación, nos mostrarán la travesía de ese desconocido que se deja la vida tratando de llegar a las costas europeas.\r\nMartín hace de guía en esta travesía, con una cantidad de kilómetros a sus pies entre Latinoamérica y África, que ahora transforma en palabras como periodista y escritor.

Bajo el felpudo de bienvenida

M. es un joven educado, correcto y viaja con fardos de libros en varios idiomas. Cecea al hablar. Largo y flaco, quebradizo, como un sarmiento. Sacó plaza como diplomático y fue enviado a un rincón remoto como agregado cultural. Una vida tranquila y limpia en un país desordenado y cochambroso. Organiza festivales, jornadas y conciertos.

El genocidio de Darfur. Doce años de sangre y oscuridad

En Darfur, nos encontramos una situación enquistada por una acumulación de circunstancias adversas que nos han condenado a ser testimonios de una auténtica catástrofe humanitaria. La sequía, la hambruna y la pobreza han ayudado a hacer más profunda, una brecha abierta desde la segunda guerra civil sudanesa, entre los grupos árabes, partidarios de Omar al Bashir, y los grupos rebeldes de raza negra sureños.

Jambo amani? // ¿Tenemos paz?

Esta semana estamos disfrutando como niños en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia.\r\nDesde el viernes pasado no paramos entre cortos y largometrajes documentales. Temáticas varias como África y las milicias, xenofobia e Israel, música y represión política, farmacológicas e industria armamentística. Estamos como pez en el agua ;)

Entrevista a Walter Astrada

Comenzamos una nueva colaboración con Samuel Rodríguez en Seguimos Informando. Hoy nos cede la siguiente entrevista que le hizo al gran fotorreportero Walter Astrada hace ya un tiempo y que sin embargo sigue siendo de actualidad por su importancia.

Clandestinos

A partir de 2006, con la llegada masiva de cayucos a las costas canarias procedentes del África occidental, se evidenciaron, por un lado, una comunidad africana que vivía en España desde hacía veinte años y, por otro, la dura realidad de un continente que nos mira y al que damos la espalda. Las portadas de los periódicos hablan de avalancha e invasión y, aunque la inmigración irregular llegada en cayuco y patera no supere el 4 % del total, la percepción general es la de un acecho, un peligro constante dentro del problema de la inmigración.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor

La Zona

La República Democrática del Congo, también conocida popularmente como RDC o Congo Democrático, es un país de África central, denominado Zaire entre los años 1971 y 1997.

Congo Democrático

"La República Democrática del Congo, también conocida popularmente como RDC o Congo Democrático, es un país de África central, denominado Zaire entre los años 1971 y 1997."