Hong Kong: Paraguas por la democracia

Derechos Humanos

26 de Octubre del 2014

\r\n
\r\n
\r\n
\r\n

Durante el último mes se suceden concentraciones pacíficas en las que decenas de miles de personas piden una reforma del sistema electoral de Hong Kong: solicitan el sufragio universal para elegir a sus gobernantes. Solicitan democracia. 

\r\n
\r\n
\r\n
\r\n




En los últimos años decenas de revoluciones ciudadanas han tenido lugar en diferentes países del mundo. Desde el movimiento conocido como la Primavera Árabe en países como Egipto o Túnez; el 15­M en España, protagonizado por los “indignados” que acamparon en la Puerta del Sol y una red de protestas por todo el país; Occupy Wall Street, más enfocada al poder económica y empresarial. En las últimas semanas el “Occupy Central with Peace and Love” que mantiene el foco de atención sobre las calles de Hong Kong, en la que decenas de miles de personas solicitan una reforma electoral para poder elegir libremente a sus gobernantes y que no sean preseleccionados por el Gobierno de Pekín.


Hong Kong: un país, dos sistemas


En 1997 Hong Kong dejó de ser una colonia británica para pasar a ser parte del territorio chino. Trece años antes los gobiernos británico y chino acordaron los términos de la cesión sin consultar a la población hongkonesa. De esta forma Hong Kong mantiene un sistema económico liberal­capitalista, estructuras legislativas y judiciales propias y una libertad de expresión (en teoría) impensable en la China continental.


Hong Kong: Paraguas por la democracia


No obstante, las diferencias sociales entre los más ricos y los cada vez más pobres han aumentado considerablemente desde que Hong Kong fuera cedida a China, creando un creciente clima de malestar social.


El motivo de la protesta


La principal reivindicación de los manifestantes en Hong Kong es el poder votar en las próximas elecciones locales de 2017 mediante el sufragio universal. Hasta ahora, tras la cesión de Hong Kong a China, un comité compuesto por 1.200 personas es quien preselecciona a los candidatos, de forma que éstos sean afines al Partido Comunista Chino. El mismo 31 de agosto de 2014 el gobierno de China limitó quién podía presentarse como candidato a las elecciones en Hong Kong, mediante la emisión de una resolución. 


Hong Kong: Paraguas por la democracia










De esta forma fueron los jóvenes estudiantes quienes en un primer momento encabezaron la reivindicación democrática, uniéndose a ellos después de las duras intervenciones policiales personas de todas las edades y sectores de la sociedad hongkonesa.


Como ha ocurrido en los movimientos ciudadanos que han recorrido parte del mundo, no hay un líder claro, si bien en el caso de la Revolución de los Paraguas de Hong Kong podríamos identificar tres personas y movimientos que se han unido en la protesta. Por un lado, el joven Joshua Wong Chi­fung de 17 años y fundador del movimiento estudiantil Scholarism. Por otro, el representante de la Federación de estudiantes de Hong Kong Alex Chow Yong­kang y el líder del movimiento Occupy Central, el profesor Benny Tai Yiu­ting.


La protesta, que se originó entre los últimos días de septiembre y los primeros días de octubre, ha tomado una relevancia mayor de la que sus propios organizadores esperaban. La actuación inicial de la Policía reprimiendo la protesta de los estudiantes animó a miles de personas a unirse a la reivindicación. El hecho de utilizar los paraguas para defenderse de los gases lacrimógenos y pimienta que utilizó la policía son los que dieron nombre a esta revolución.


Bloqueo del efecto contagio


Una vez más, como ocurre en los últimos años, asistimos a una revolución paralela en Internet y en las redes sociales. Éstas, están tomando el papel de canalizar y movilizar a la ciudadanía que puede acceder a ellas, aunque no tan libremente, para informarse y tomar posición en la reivindicación.


Las autoridades están demostrando todo su poder mediatico intentando evitar el contagio informativo sobre el resto de los 1.300 millones de chinos, utilizando su potente cortafuegos en las redes sociales que controlan. Como es el caso de Weibo, donde no se permite ningún comentario que tenga relación con las concentraciones. Y ya han detenido a varias personas por apoyar las manifestaciones desde las redes.


Desgaste emocional a contratiempo


En las últimas semanas, representantes de la protesta se han reunido con la Administración de Hong Kong, si bien la petición de la reforma electoral para unas elecciones democráticas no han sido aceptadas por los interlocutores del Gobierno.


Hong Kong: Paraguas por la democracia


Los estudiantes siguen acampados en diferentes zonas de Hong Kong y habían convocado un referéndum este mismo domingo para decidir cuál tendría que ser el camino que vayan a tomar sus protestas, pero por diferencias internas han decidido cancelarlo. "Admitimos que no hemos discutido lo suficiente con la gente antes de decidir la votación, por lo que pedimos disculpas" señaló uno de los organizadores de la protesta.


De momento, los manifestantes no han conseguido garantizar unas elecciones democráticas para 2017, pero parece que se ha iniciado el camino para el diálogo. Estas protestas, tan impensables en la China continental, suponen una oposición seria al Gobierno del Partido Comunista Chino, si bien ocurren desde la distancia.


Por otro lado, sorprende la falta de apoyo de la comunidad internacional a una petición tan lícita como el sufragio universal en unas elecciones. Como siempre, tendremos que imaginar que los grandes poderes económicos y el miedo a las represalias del Gobierno chino hacia todos aquellos que tomen partido en esta cuestión son los que terminarán por inclinar la balanza hacia uno u otro lado. 


Lo que quieren dejar claro los organizadores de las movilizaciones es este mensaje: "Díganle al mundo entero: esto NO es una revolución de color, esto es un movimiento de la gente de Hong Kong para ganar la democracia que les pertenece". Y tienen claro que esta guerra solo se gana resistiendo y ahora no están dispuestos a cerrar sus paraguas hasta conseguir un fin.


No siempre llueve a gusto de todos, pero cada uno decide cuando es necesario abrir el paraguas pendientes de lo que les pueda caer.


--------------------------------------------------------------------


Origen de las fotos:


Foto1, Foto2, Foto3, Foto4 (Pasu Au Yeun)





Comentarios

Lo que los manifestantes de Hong Kong (y todo el mundo) deben saber sobre FireChat

El lunes 29 de setiembre de 2014, entusiastas de los medios sociales y algunos medios occidentales dieron a conocer un aluvión de historias acerca de los manifestantes pro-democracia en Hong Kong usando la aplicación de chat FireChat. Aunque aparentemente muchas de estas cuentas exageraron la popularidad de la aplicación, activistas e investigadores en el campo de la seguridad cercanos al tema creen que es importante informar al público acerca de qué es esta aplicación – y lo que no es.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor

La Zona

La República Popular China o simplemente China, es un Estado soberano situado en Asia Oriental. Es el país más poblado del mundo, con más de mil trescientos millones de habitantes.

China

"La República Popular China o simplemente China, es un Estado soberano situado en Asia Oriental. Es el país más poblado del mundo, con más de mil trescientos millones de habitantes."