Pagar por ir a la guerra

Periodismo

09 de Febrero del 2012

Mi historia es la de muchos alumnos que finalizan la carrera de periodismo en España y sueñan con poder conseguir el trabajo de sus sueños. Todos, cuando salimos de la facultad, hacemos planes de futuro sobre el periódico, la televisión o la radio en la que trabajaremos. En la envidia que daremos a nuestros amigos cada vez que nuestro nombre aparezca firmando una noticia o lo orgullosos que se sentirán nuestros padres de su hijo periodista... Pero esos planes, esas ilusiones, esos sueños se desvanecen.

Años trabajando de becario, con un sueldo mísero- en los medios que creen oportuno abonar por tus servicios-, sin hora de salida, infumables fines de semana enclaustrado entre cuatro paredes... Somos periodistas; y sabes qué sacrificios conlleva nuestra profesión. Por eso la elegimos, por eso la amamos, por eso estamos orgullos de ser lo que somos. Pero lo que nadie, nunca, nos dijo fue que el estatus de 'becario' sería nuestra única experiencia en los medios de comunicación y que cuando nuestra beca expirase con ella lo harían también nuestras ilusiones. Nadie puede ser becario eternamente...


Pero yo no me rendí. A pesar de que se me cerraron todas las puertas. A pesar de trabajar como becario durante más de dos años. No, mi sueño por ser periodista fue mayor que la realidad; una realidad que me resistía a asumir con la cabeza baja. Mis padres me han enseñado a luchar, que la vida nunca regala nada y menos a gente como nosotros; por eso... Desafiando consejos y dando un terrible disgusto a mis padres el 29 de enero de 2008 cogí un avión rumbo a Bagdad.


Sí. Mi sueño me empujó a convertirme en corresponsal en zona de conflicto. Con 25 años desembarqué en una de las ciudades más peligrosas del mundo buscando un sueño. Convertirme en un gran periodista. Pensé que si viajaba a zonas en guerra, si me esforzaba por hacer que mi trabajo tuviese un eco mediático, por crecer profesionalmente y madurar como persona ese trabajo que tanto ansiaba acabaría llamando a mi puerta. Iluso de mí...


Después de Irak vinieron Líbano, Pakistán, Cuba y Egipto. Pero allí tampoco encontré ese ansiado trabajo. Lo único que encontré fueron muchas palmaditas en la espalda. Muchas alabanzas por mi trabajo y un par de gracias por firmar crónicas (escritas y en televisión) por unos míseros euros a pesar de que había puesto mi vida en peligro más de una vez. La desesperanza me invadió. Pensé en mandarlo todo a paseo y acabar como reponedor en algún gran almacén y guardarme mis historias para contárselas algún día a mis nietos.


Todos los sueños tienen un límite y yo creía que el mío había sido rebasado con creces. Una cosa es trabajar de becario gratis y otra muy distinta pedir un crédito para poder ir a la guerra en busca de un sueño o de una oportunidad que nunca llegaba. Entonces me invadió un dilema. ¿Sigo o me rindo? Si me rindo seré uno más. Uno que decidió abandonar sin luchar hasta acabar agotado...


Por eso aposté y lo hice fuerte. Más fuerte que nunca. Después de Irak y Pakistán ¿a dónde ir? ¿Dónde podría demostrar lo bueno que soy? La respuesta surgió sola: Afganistán. Hablé con varios medios con los que solía colaborar y todos me dijeron lo mismo; "vete y ya veremos lo que traes; y si es bueno pues te lo compramos". Me seguí moviendo para buscar más apoyos y conseguí que me dieran un Blog en uno de los periódicos de tirada nacional de España pero, siempre hay un pero, "por culpa de la crisis no te podemos dar ni un euro... Ya sabes la publicidad nos ha matado". Un nuevo dilema ¿merece la pena currar gratis? ¿Jugarte la vida por escribir gratis para un periódico de tirada nacional? Hasta ese momento pensé que sí...


Un 20 de febrero de 2010 aterricé en la ciudad de Kabul. Una ciudad de tonos grises que esperaba que no fuese premonitorio a lo que me esperaba. En total fueron más de 40 días en el país afgano. Recorriéndolo de cabo a rabo. Desde Herat hasta Kabul, pasando por Kandahar, Helmand, Bamiyán (donde los Budas gigantes) y Marjah (siendo el primer español que visitaba la zona después de la ofensiva lanzada por la OTAN en febrero de ese mismo año). Parecía que las cosas me iban bien.


Gracias al blog apalabré un libro (que sale publicado en un par de semanas), publiqué varios artículos e incluso abrí la nueva temporada del programa "30 Minutos" de Telemadrid con un reportaje mío sobre Afganistán. Era tal mi excitación que en julio me volví a marchar; esta vez a Kandahar y Helmand para pasar un mes con las tropas de ISAF. Allí acabé por labrarme un pequeño nombre entre el mundo de los corresponsales en zonas de conflicto. Los compañeros alababan mi trabajo. Todo eran buenas palabras...


Pero hasta ahí. Nadie. Absolutamente nadie quiso apostar por mí. Nadie llamó a mi puerta para decirme; "Chaval, ¿quieres trabajar con nosotros?". Lo Más parecido fue un piropo que me lanzó un director de un programa de televisión nacional que le dijo al director adjunto de informativos "Javi, este chico es un buen fichaje". Una sonrisita; y a casa...


Llevo casi tres años recorriendo las zonas más peligrosas del planeta. He invertido todos mis ahorros, he pedido un crédito... ¿Qué más tengo que hacer para poder trabajar? Cada vez que me lo planteo se esboza una sonrisa en mi rostro y niego con la cabeza. Si sigo es porque amo esta profesión con todas mis fuerzas; porque me encanta que mis crónicas acerquen la realidad de un mundo que también existe a otras personas. Pero... nada más. No tengo recompensa más que la mía propia. ¿Hasta cuándo? Es una pregunta que desconozco, pero no creo que pueda aguantar mucho más. Tengo 28 años, vivo con mis padres, no tengo absolutamente nada... ¿Hasta cuándo? No lo sé pero no creo que aguante mucho más. Porque me he dado cuenta que los méritos propios no sirven de nada, que los currículos no los lee nadie. Es una triste realidad que empaña una de las profesiones más bonitas del mundo.


 


Artículo de Antonio Pampliega en la sección "Historias de los lectores" de El País:


http://www.elpais.com/articulo/espana/Pagar/ir/guerra/elpepuesp/20101006elpepunac_20/Tes

Comentarios

Los freelance frente al mercado

No se me ocurre mejor manera de arrancar esta nueva etapa que con el prólogo del libro, firmado por Unai Aranzadi. Toda una declaración de principios. Espero que os guste:

Entrevista en BCN Media Lab

Seguimos Informando es el proyecto de libro de Xabier Iglesias con el que intenta dar a conocer la realidad de seis reporteros freelance especialmente comprometidos. Cada capítulo es una entrevista a cada uno de ellos y se adjuntan una pequeña muestra de sus trabajos. Los protagonistas son: Alberto Arce, Ander Izagirre, Antonio Pampliega, Daniel Burgui, Martín Aldalur y Mikel Ayestarán.

Periodistas sin redacción

Trabajan en casa. Salen para realizar sus reportajes y regresan a pueblos como Artajona (Navarra), donde vive David Beriain, un reportero que consiguió el reconocimiento profesional por sus reportajes con las FARC en Colombia. A mi pueblo sólo llega un giga de ADSL, pero con eso trabajo.

Cada día en Libia significaba poner en juego tu vida

Cuando el diario nonato La Voz de la Calle despidió a su plantilla, Alberto Arce (Gijón, 1976) se aferró a la indemnización y con ella partió rumbo a Libia. Recibió el dinero un miércoles y el viernes a las 08.00 horas ya cogía un avión en Madrid con destino Malta, desde donde embarcaría hacia Misrata.

Luz para el apagón informativo sobre Siria

Actualmente con 30 reporteros secuestrados o desaparecidos y 52 muertos desde el año 2011, números sin tener en cuenta a periodistas ciudadanos, parece ser que no quedan reporteros independientes sobre el terreno en Siria. Este puede resultar un buen momento para documentarse y recopilar muchas y buenas informaciones que se han ido publicando sobre el conflicto.

Entrevista en Periodistas por el Mundo

Seguimos Informando es el primer libro del profesor y comunicador Xabier Iglesias, y lo ha hecho a través de un sistema de crowdsourcing, un modelo colaborativo basado en las donaciones particulares de usuarios anónimos. Compuesto por ocho entrevistas realizadas a periodistas freelance, el autor asegura que hay que volver a los orígenes del periodismo, unos orígenes en los que la información propia, de calidad y de pago eran la nota dominante.

El periodismo no se muere

He empezado el día disfrutando de la entrevista que le hacía Enric González a Javier Espinosa en Beirut y que publicaba JotDown Magazine

Un día normal

En esta vida, para todo, hay una primera vez. El primer beso. La primera caricia. El primer artículo publicado. El primer viaje Para aquellos que viajamos a zonas de conflicto hay una primera vez que nunca queremos que llegue. La tememos porque no sabemos sí seremos capaces de soportarla Al menos ese ha sido mi caso.

Bahmani, víctima de guerra

Era un combate durísimo. Estaba detrás de un soldado americano y cuando se arrodilló para apuntar, hice lo mismo para tomar un plano. Entonces cayó la bomba y perdí el conocimiento. Me desperté en el hospital y ya no tenía visión en el ojo izquierdo. Aunque con el derecho veía muy borroso decidí coger la cámara e intenté seguir trabajando. Imposible. 21 días después tuve que regresar a Teherán y ya no veía casi nada.

Unai Aranzadi, “incómodo” periodista de guerra y utopías

Gaza, Somalia, Chechenia, Irak, Afganistán Unai Aranzadi (Getxo, 1975) trabaja en lugares de los que la mayoría lucha por huir. Unai busca a las víctimas y a sus verdugos y nos hace mirar al abismo de la guerra y la locura humana a través de su trabajo. New York Times, BBC o CNN son algunos de los medios de los que se ha servido para acercarnos visiones de las que muchos prefieren apartar la vista. Como ya sabemos que la guerra es una mierda, le hemos pedido a Unai que nos hable desde las tripas de una profesión, la de periodista de guerra, erigida en faro de la verdad pero que, a menudo, proyecta más sombras que luces.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor