Somalia: Los exiliados del hambre

Países en Conflicto

07 de Febrero del 2012

Hace ya varios meses que se declaró la hambruna y la situación de emergencia, pero el Cuerno de África se sigue consumiendo poco a poco. Se está extinguiendo. La tierra se agota y su población merma a un ritmo vergonzante y por unas causas predecibles, evitables: falta de alimentos.

La peor sequía en seis décadas, un hambre que estrangula a millones de estómagos y una incombustible guerra en Somalia desde hace ya 20 años empuja cada día a más de mil personas a cruzar la enclenque línea que en los mapas separa Kenia de Somalia. Es de todo el Cuerno de África en este lugar donde la emergencia humana (que también afecta a amplias áreas de Kenia, Eritrea, Etiopía y Yibuti) se encarna, se hace señalable con nombres y apellidos, de forma más obvia.


Allí, el pequeño apéndice de chabolas y tiendas que en 1991 le creció al poblado keniano de Dadaab se ha convertido hoy en el campo de refugiados y desplazados más grande del mundo. En septiembre viajé hasta allí –aunque sabía que muchos corresponsales y profesionales estaban cubriendo esta emergencia y muchos medios por fin prestaban atención a aquel rincón– para tratar de rescatar, retratar y recuperar por mi cuenta y bajo mi criterio algunas de las historias de esos supervivientes.


Sobre todo, mujeres que un alarde de coraje deciden echar a andar a través de un desierto, sin agua, sin comida, tirando de sus familias y cargando con el patrimonio de sus recuerdos y vivencias. Encontré eso, no víctimas, sino gente con biografías duras pero que empeñaban su nombre, su honra en llevar una vida mejor.


Como dice un amigo: “Vivieron vidas impensables para nosotros. Y nosotros somos mucho más blandos y encima más quejicas, más caprichosos y más presumidos”.


Algunas de esas historias las conté aquí, en el blog. Ahora además la revista Nuestro Tiempo lleva en la portada en su último número del año el de Noviembre-Diciembre este éxodo somalí y publica en un despliegue amplio, a lo largo de 14 páginas con fotos a color y a toda página, mi texto y mis imágenes que dan cuenta de estas historias.


A Javier Marrodán, editor de la revista Nuestro Tiempo, periodista y ahora maestro de periodistas no sólo le debo la publicación del reportaje, le debo también escribir cada vez un poco mejor y ayudarme a reforzar la idea de que los periodistas somos meros traductores, transcriptores de la vida de otras personas. Sin pretensiones, sin alardes.


Hace poco oí a Javier citar a Tomás Eloy Martínez ante unos/as alumnos/as y vi lo acertado de esas palabras y del compromiso que Javier adquiere también como editor. Decía el periodista argentino sobre sus textos:



Lo que buscan las narraciones a las que estoy aludiendo es que el lector identifique los destinos ajenos con su propio destino. Que se diga: a mí también puede pasarme esto. Hegel primero, y después Borges, escribieron que la suerte de un hombre resume, en ciertos momentos esenciales, la suerte de todos los hombres. Esa es la gran lección que están aprendiendo los periódicos en este comienzo de siglo”.



Podéis leer este reportaje amplio en PDF o en la web de Nuestro Tiempo.


Creo honestamente que el relato de las historias de Amina, Abdullah, Sabeedo, Adbelkarim, Habbiba y otras personas, que ahora permanecen allí, también representan a muchos otros que llegan cada día o que están por llegar y resumen en un momento esencial, creo yo, la suerte de todos nosotros.


 


Post de Daniel Burgui en su propio blog "Crónicas de un kiliki errante":


http://www.dburgui.com/blog/2011/12/09/somalia-los-exiliados-del-hambre/

Comentarios

La ONU se ve incapaz de atajar el riesgo de desnutrición en Centroamérica: No tenemos tiempo

El director regional del Programa Mundial de Alimentos para América Central asegura que sólo cuentan con un 12% de los fondos necesarios para evitar una crisis humanitaria.\r\nDos millones de personas pueden sufrir desnutrición aguda a causa de la sequía si la comunidad internacional no se vuelca para evitarlo.\r\nTodavía hay que trabajar mucho porque desgraciadamente el hambre no vende porque no es rentable, dice Miguel Barreto.

Ni piratas, ni terroristas, ni bandidos: buena gente

El ajetreado ritmo de vida del recinto del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en Dadaab vive constreñido bajo estrecho corsé que marcan las horas de luz solar. Como si fuese un convento de eremitas austeros y pendientes del candil, al caer el Sol los murallones de espino tras los que viven los cooperantes en Dadaab se cierran y no vuelven a abrir hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

Sudán del Sur: no los mató la guerra, pero los está ahorcando el hambre

De momento no se han recibido ni la mitad de los mil millones de dólares que la ONU entiende como necesarios para paliar la crisis del hambre.\r\nUno no entiende lo que significa el hambre hasta que sus hijos no tienen que comer, dice Daumathiang Awan en el campo de desplazados de Mingkaman.\r\n50.000 niños pueden morir de hambre durante los próximos meses según las Naciones Unidas.

Desmemorias de África

Pese a su gran extensión de tierras fértiles, Etiopía es el país con más personas afectadas por la hambruna y la sequía en el Cuerno de África: 4,8 millones de etíopes necesitan asistencia humanitaria.

Una joya para Sabeedo

Estamos agotados. Lo poco que teníamos lo empeñamos en comprar algo de comida para el viaje. No nos queda nada, no hemos traído nada, no echaremos nada en falta. En Somalia no hay nada que echar en falta, relata ronco y realmente exhausto Mohamed Adbekarim, de 57 años, en el centro de recepción de refugiados del Dagahaley. Acaba de llegar esa misma mañana desde la frontera.

Viaje al corazón del hambre

'Viaje al corazón del hambre. Emergencia humanitaria en el Cuerno de África' es un libro digital gratuito que recopila los artículos publicados en La Vanguardia por el corresponsal para el África Subsahariana Xavier Aldekoa. Se trata de uno de los primeros libros digitales de la nueva editorial Ebooks de Vanguardia, impulsada por La Vanguardia.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor

La Zona

Somalia, el país más oriental de África, ocupa un área de 637.540 km². Se sitúa en la punta de una región conocida habitualmente como el Cuerno de África -debido a su parecido en el mapa con un cuerno de rinoceronte- de la que también forman parte Etiopía y Yibuti.

Somalia

"Somalia, el país más oriental de África, ocupa un área de 637.540 km². Se sitúa en la punta de una región conocida habitualmente como el Cuerno de África -debido a su parecido en el mapa con un cuerno de rinoceronte- de la que también forman parte Etiopía y Yibuti."