India

La India -oficialmente la República de la India- es un país ubicado en Asia del Sur. Tiene más de 1.240 millones de habitantes siendo el segundo más poblado del mundo después de China.

Recuadro de datos oficiales

\r\n
    \r\n
  • Nombre oficial: República de India.
  • \r\n
  • Forma de estado: República federal democrática parlamentaria.
  • \r\n
  • Capital: Nueva Delhi.
  • \r\n
  • Año de independencia: 1947 (de Reino Unido).
  • \r\n
  • Máximo mandatario actual: Narendra Modi, primer ministro desde el 26-05-2014.
  • \r\n
  • Extensión: 3.287.595 kilómetros cuadrados (7º del mundo).
  • \r\n
  • Población estimada: 1.250 millones de habitantes (2º del mundo).
  • \r\n
  • Renta per cápita: 1.509 dólares (2013).
  • \r\n
  • Idioma(s): el oficial es el hindi, y el ‘oficial subsidiario’ el inglés. Además se habla un sinfín de lenguas más.
  • \r\n
\r\n

DÓNDE (ubicación)

\r\n

Súper país de forma triangular, con el vértice metiéndose en el mar, hacia el sur, y con la cordillera del Himalaya formando su frontera norte. Incluye la mayor parte del llamado ‘Subcontinente Indio’. Un tercio de sus 21.000 kilómetros de contorno son costas del Océano Índico, con el Golfo de Bengala al este y el Mar Arábigo al oeste. Por tierra, de oeste a este, limita sucesivamente con Pakistán, China, Nepal y Bangladés. Y la ‘cuña’ noreste, un estrecho brazo que exhibe India por ese flanco y forman varios de sus estados (los más grandes Assam y Arunachal Pradesh) limita además con Myanmar y Bután.

\r\n

QUIÉN (colectivos en conflicto)

\r\n

India no vive un conflicto armado como tal ahora mismo, pero sí una constante tensión interreligiosa (entre musulmanes e hindúes, sobre todo) que supone ataques entre las comunidades, a veces por parte de grupos terroristas que en ocasiones son suicidas e indiscriminados. En los sucesos más atronadores (1984, 1992, 2002…) los muertos se han contado por miles. Y en los más habituales, por decenas.

\r\n

Aunque existen grupos armados incontrolados por parte de los dos credos, son más sonados los islamistas radicales, como ‘Lashkar-e-Toiba’, procedente de la región musulmana en disputa de Cachemira, repartida entre Pakistán a India. Realiza atentados sobre todo en la sección india de su territorio original y en pos de la reunificación, pero también en otros puntos del Subcontinente. Se habla también de ‘Muyahidines de India’, que puede estar vinculado con el anterior y uno de cuyos fundadores (Yashin Bhatkal) cayó en 2013. Suma ataques por toda India, incluida la remota región de Assam, con la intención de crear un Califato islámico en el sureste asiático. Los ‘Muyahidines del Decán’ también pueden ser una subdivisión de los ‘de India’.  

\r\n

El Gobierno trata de controlar todo esto y poner paz, pero tiene otros muchos frentes abiertos, como la ingente cantidad de pobres que acumula el país. Más allá de que sus (discutidas) cifras oficiales digan que la pobreza va bajando y no pasa del 22%, ese porcentaje en un conjunto de más de 1.000 millones de armas es muchísima gente. Para demasiados indios de a pie, la batalla diaria es comer.

\r\n

QUÉ (resumen de problemáticas)

\r\n

Violencia religiosa entre hindúes y musulmanes:

\r\n

Desde la creación de la República de India en 1947, nunca ha parado la violencia entre los más radicales de las comunidades hindú e islámica que alberga el país (véase punto ‘Por qué’), pero también la hay contra otras creencias como la minoritaria ‘sij’. No olvidemos que, por ejemplo, dos de los más renombrados líderes de India fallecieron víctima de la violencia interreligiosa. El primero, el apóstol mundial de la ‘no violencia’, Mahatma Gandhi, asesinado en 1948 por los fundamentalistas hindúes -¡de su mismo credo!- por verlo demasiado dispuesto a acuerdos con las otras religiones. La otra, la carismática primera ministra Indira Gandhi –que, pese a llamarse así, no era pariente del anterior-, tiroteada en 1984 por ¡sus propios guardaespaldas sij! Fue una venganza por el ataque del Ejército contra los independentistas también sijs atrincherados en el Templo Dorado de Amristsar. Esto dejó cientos de muertos de esa creencia, ahí y en la oleada de barbarie indiscriminada que sucedió el magnicidio.

\r\n

Varios hitos macabros han marcado los ataques interreligiosos de las últimas décadas. Además de los sucesos en torno al asesinato de Indira Gandhi comentados arriba, en 1992 los integristas hindúes destruyeron la mezquita de Babri (Ayodhya, norte del país), por estar construida sobre los cimientos de un templo hindú de siglos antes; la ola de ataques entre comunidades dejó en torno a 3.000 muertos. Exactamente una década más tarde (2002), en Godhra (estado de Guyarat), fue incendiado un tren donde viajaban fundamentalistas hindúes: murió medio centenar de ellos, dejó en las represalias otros 2.000 asesinados, sobre todo musulmanes. Y en 2008, una cadena de atentados yihadistas en Bombay, centro financiero de India, se saldó con cerca de 200 fallecidos más. 

\r\n

Las elecciones de 2014 pueden empeorar el conflicto siempre latente, porque el nuevo primer ministro es Narendra Modi, nacionalista hindú que, atención, gobernaba precisamente el estado de Guyarat cuando los terribles acontecimientos de 2002. Y desde el sector musulmán se le ha acusado de haber mirado para otro lado cuando se desató la ola radical contra ellos… Últimamente ha moderado su discurso, pero tiene a un buen sector de la población esperando que lo demuestre con hechos.

\r\n

En este marco debe situarse asimismo el conflicto inacabable de la partida región de Cachemira, en pleno Himalaya, territorio víctima también de las prisas en la partición británica de 1947. Se suponía que, según el acuerdo, las regiones de mayoría musulmana debían terminar en manos de Pakistán, y el islam era mayoritario allí. Pero el gobernante de entonces era un maharajá hindú, que prefirió entrar en India, y los dos países entraron en una guerra que dejó no menos de medio millón de muertos. La ONU llegó a convocar un referéndum nunca realizado, y en 1949 se trazó la línea fronteriza (a 6.000 metros de altura) que hoy la divide entre India y Pakistán. 

\r\n

Los combates, abiertos o de guerrillas, nunca han parado allí, con centenares de muertos a lo largo de los años. Y manifestaciones de reunificación en la parte india, pisoteadas duramente por el Gobierno. Por otro lado, Nueva Delhi siempre ha acusado a Islamabad de apoyar a grupos terroristas yihadistas que entrarían desde su sector a atentar en terreno indio. Y buena parte de la musulmana población cachemir espera en realidad un estado unificado… ni indio ni paquistaní.

\r\n

Los pobres, siempre demasiados:

\r\n

Un par de décadas lleva la macroeconomía india arrojando registros sorprendentes (subida del PIB del 7% anual, hasta hace poco). Tanto como para situar al país entre las grandes potencias emergentes del panorama internacional. Pero como siempre, una cosa son las cifras globales y otras las ‘micro’. Nadie oculta que las desigualdades entre los ricos más bochornosos y los necesitados más extremos están creciendo, lo que desdibuja ese dato. Pero lo que se discute es si en general la pobreza va a menos, como ha aireado el Gobierno, o en cambio crece. Y no es cuestión baladí en uno de los mayores generadores de pobres del mundo, aunque solo sea por sus explosivas cifras demográficas.

\r\n

La clave es estadística, está en dónde y cómo calculamos el listón. A mediados 2013 hubo polémica con los datos oficiales del Ejecutivo indio, que situaba el porcentaje de pobres –nada despreciable- en el 22%: unos 270 millones de personas. Se vendió como muy positivo, habida cuenta de que según el Banco Mundial, en 1980 el porcentaje de pobres era del 55%; del 45% en 1994; y del 30% en 2011. Pero claro, ¿qué entendemos por pobre? Para Nueva Delhi, deja de serlo quien puede consumir 1.700 calorías al día y tiene cubiertas sus necesidades de sanidad y educación, y ahí sale el 22%. Para las ONG más críticas, ese número diario de calorías debería ser de cómo mínimo 500 más, lo que cambia brutalmente el panorama a cerca del 75% de pobres. Otros estudios internacionales hablan del 50%. 

\r\n

Lo que parece indiscutible es que muchos, muchísimos indios que su Gobierno no considera pobres rozan el larguero. Y no olvidemos que en torno al 35% de adultos analfabetos del mundo vive en India, lo que suele ir ligado a futuras penurias. Y que la población no deja de multiplicarse, de modo que para 2030, aproximadamente, se calcula que el país será el más populoso de la Tierra, dejando atrás incluso a China. Habrá muchas más bocas que alimentar y educar, así que el reto de desactivar esta bomba de relojería es mayúsculo.

\r\n

Mujeres-objeto: 

\r\n

El 16 de diciembre de 2012, en la capital Nueva Delhi, un grupo de hombres secuestró en un autobús a una joven estudiante llamada Amanat, que fue brutalmente violada y torturada, además de arrojada en marcha. Terminó muriendo por las secuelas del ataque, pero no en vano: su caso, especialmente sangrante en un país con unas 100.000 violadas al año, sirvió al menos para sacar a la calle a una furibunda multitud que clamaba contra la impunidad en la que a menudo suelen terminar los agresores. Esta vez hubo condena, y no menor: horca para los adultos implicados. Que, de no mediar una movilización que tuvo tintes planetarios, probablemente habrían seguido tranquilamente con su vida, pues es lo habitual. La policía tiende a mirar para otro lado.

\r\n

En muchos aspectos, la económicamente cada vez más poderosa India conserva características ancestrales propias de muchos siglos atrás. Por ejemplo, el escaso respeto a la mujer incluso antes de que nazca, pues no son pocas las parejas que abortan si conocen que llega una fémina: se supone que el varón es quien traerá recursos a la familia, más que la chica. Tampoco es extraño que, de pequeños, la patriarcal sociedad india –empezando por la propia familia- cuide mejor de los niños que de las niñas, lo que a menudo se traduce en que ambos llevan el machismo inculcado en su ser. 

\r\n

Demasiadas mujeres en India son casadas antes de llegar a adultas, y cerca de la mitad de matrimonios de menores del mundo se da en este país. Además, es la familia de ella la que paga la dote aún en muchas zonas perdidas, a diferencia de lo que sucede en otras culturas. Tratadas las mujeres como objetos, está ampliamente comprendido el maltrato doméstico, y la falta de respeto por los derechos femeninos es un mal común. Que, en los casos más graves, ya vemos en qué puede terminar. 

\r\n

La infancia perdida: 

\r\n

Las leyes indias prohíben que los niños trabajen, pero sigue sucediendo. El propio Gobierno indio calcula que más de 10 millones de niños trabajan dentro de sus fronteras, y se sabe que realmente son muchos más. La pobreza está detrás de todo esto, claro, y no solo la maldad: no es fácil conseguir sustento para todos, así que sus propias familias incumplen las normas –empezando por las éticas- y los ponen a contribuir a los ingresos familiares. Terrible lógica. Cualquier sector es bueno para que echen una mano, desde el agrícola –ocupación del 60% de los indios, aún hoy- hasta el textil o el de la construcción. O incluso trabajan niños en la peligrosa industria pirotécnica o la inaceptable prostitución de menores. Lo más difícil es cambiar la mentalidad social que justifica esta práctica execrable.

\r\n

POR QUÉ 

\r\n

Todos los países tienen como mínimo un punto de artificialidad, cuando no son muchos grados. Sus límites, e incluso su existencia, dependen de su devenir histórico o hasta de la mayor o menor suerte que haya tenido en sus guerras o invasiones soportadas. Es difícil calibrar, entonces, por cuánto hay que multiplicar esa regla general en una inmensidad como India, 7º estado mundial por extensión de sus territorios. Y, sobre todo, hogar de 1.250 millones de habitantes: uno de cada siete terrícolas vive allí. En China hay más pobladores –por poco tiempo, según las previsiones-, pero menos concentrados. 

\r\n

Muy  probablemente, de no mediar el imperialismo británico que los juntó entre los siglos XVIII y XX, los indios nunca habrían estado todos unidos en un mismo país. Y el resultado, siendo optimistas, es ‘difícilmente gobernable’. Como hemos señalado, se trata de una bomba colectiva de relojería, porque el número de habitantes no deja de crecer y el reto es encontrar/generar recursos para todos.

\r\n

Pero además está la convivencia, manchada por el fundamentalismo religioso. Palabra que suele aplicarse a algunos tan convencidos de su propio credo que buscan la destrucción de quien no lo comparta. Esto se traduce en conatos de violencia extrema. En India han chocado, particularmente, hindúes (75% de la población, aproximadamente) y musulmanes (15%), aunque hay pequeñas comunidades de sij (2% de la población, sobre todo en la región de Punjab, discutida también con Pakistán), budistas e incluso cristianos y judíos. Pero lo dicho, los mayores conflictos son entre los hindúes, religión autóctona surgida muchísimos siglos ‘antes de Cristo’, y seguidores del Islam.

\r\n

Este choque viene de largo, desde que a principios del siglo VIII los árabes trataban de extender su imperio -desde España hasta Afganistán- y el mensaje de Mahoma. Conquistaron el Sind, la desembocadura del río Indo (hoy límite Pakistán-India), pero no pueden penetrar más: ahí se queda su frontera este. Los Ghazni afganos (siglo XI), islamistas que odian a los hindúes, extienden su imperio hasta el Punjab, también en la zona India-Pakistán, pero tampoco pasan de ahí. Sin embargo, su religión sí que fue penetrando poco a poco, también vía mercaderes asentados en la costa oeste de India, consagrándose como segunda creencia en importancia. 

\r\n

Los británicos dominaron el Subcontinente Indio durante más de dos siglos, y se encontraron a la hora de marcharse (en 1947) una descolonización complicada por esta tensión interreligiosa. Decidieron partir su ex colonia, creando un rompecabezas importante: India para los territorios con mayoría hindú, y Pakistán para los de mayoría musulmana. Dividido este último en dos territorios ¡separados por casi 2.000 kilómetros de territorio indio!: Pakistán Occidental (el actual) y Pakistán Oriental (desde 1971 independizado a su vez como Bangladés). La cuestión es que poner una raya en el mapa es mucho más fácil que acotar la realidad: millones de musulmanes quedaron en territorio de India, y no ha cesado la pelea. También del propio estado contra Pakistán, con algunas guerras sangrientas y terminadas en empate por el control de las fronterizas regiones divididas de Cachemira (mayoría musulmana) y Punjab (mayoría sij).

\r\n

CUÁNDO (cronología de hitos) 

\r\n

Durante la mayor parte de su historia, un espacio tan inmenso como lo que hoy forma el estado de India ha estado partido en infinidad de reinos independientes, con una andadura bastante diferenciada entre norte, centro y sur. Además, hasta mediados del siglo XX su historia conjunta es indiferenciable de la mayor parte de Pakistán (al oeste) y Bangladés (este), hoy países independientes situados respectivamente en los deltas del Indo y el Ganges.

\r\n
    \r\n
  • ± 3300 a.C.: tribus nómadas se asientan en el valle del río Indo, hoy la frontera noroeste India-Pakistán.
  • \r\n
  • ± 2500 a.C.: las ciudades de la cultura ‘harappa’ alcanzan bastante esplendor artístico en el valle del Indo. Se considera a esta civilización el origen de India.
  • \r\n
  • ± 1500 a.C.: invasión de las tribus indoarias de Asia Central, no se sabe si incluso pacífica, que en parte se fusiona con los autóctonos (llegando hasta la llanura del Ganges, hoy norte-centro de India) y en parte los desplaza más al sur. El territorio queda dividido en pequeños principados enemistados. Se consolida el sistema de castas o clasificación social de los individuos, y surge la religión hindú.
  • \r\n
  • ± 560 a.C.: en uno de los reinos del noreste nace Buda, que fundará el budismo, una religión que parte de una reforma del hinduismo y por ejemplo destierra el sistema de castas. Terminará siendo mucho más seguido fuera de India que dentro.
  • \r\n
  • 327-325 a.C.: los griegos de Alejandro Magno llegan a India, pero es donde se dan la vuelta: están hartos de tanta guerra.
  • \r\n
  • 322-185 a.C.: Imperio Maurya, primer estado unificador de gran parte de lo que hoy es India (norte y parte del centro, el Decán). Termina descomponiéndose en varios reinos.
  • \r\n
  • ± 30-240 d.C.: casi todo el norte de India, Pakistán y Afganistán es tomado por la horda turcomongola de los kusanas, expulsada de China. Se protege el budismo.
  • \r\n
  • ± 320-467: reino Gupta, en la mitad norte, que lleva prosperidad y un renacimiento cultural y artístico; termina desmoronándose con las invasiones de los ‘hunos blancos’, pueblos nómadas turcomongoles. En el centro hay reinos como Andra y Chalukya, y al sur continúan dominando los descendientes de los pobladores originales del valle del Indo, que conservan el hinduismo sin influencia del budismo.
  • \r\n
  • 606-647: último intento unificador en medio siglo, en la franja norte: imperio de Harsa, que muere con él.
  • \r\n
  • 632: los comerciantes árabes se asientan en la costa malabar (al oeste).
  • \r\n
  • 712: los árabes conquistan la desembocadura del Indo (noroeste), pero no pueden pasar de allí. India continúa siendo un crisol de estados.
  • \r\n
  • 1192-1206: Muhammad de Gor, jefe de los ‘mamelucos’ afganos (esclavos guerreros rebelados), termina dominando todo el norte indio hasta Bengala (este).
  • \r\n
  • 1206-1398: a la muerte de Muhammad de Gor, fundación del Sultanado de Delhi, que llega a dominar la mitad norte del Subcontinente Indio.
  • \r\n
  • 1336-1565: en el sur de la hoy India se funda el imperio hindú Vijayanagara, con grandes vínculos comerciales que le permiten resistir los ataques islámicos del norte.
  • \r\n
  • 1398: el invasor turcomongol Tamerlán saquea Delhi y destruye el Sultanato, disgregado en diferentes estados. Al sur sigue el Imperio Vijayanagara.
  • \r\n
  • 1510: los portugueses se establecen en Goa (parte central de la costa oeste), potente centro comercial.
  • \r\n
  • 1518-1707: domino mongol en el norte indio, que en su máxima extensión alcanza de Afganistán a Bengala. Su esplendor es la época de Akbar (1556-1605), modelo de integración de los subordinados y de convivencia entre los gobernantes musulmanes y los habitantes mayoritariamente hindúes. A su muerte tiende a reinar la intolerancia, y el dominio es casi nominal.
  • \r\n
  • S. XVII: británicos, franceses y holandeses van estableciendo colonias en la costa, en el primer caso del calibre de Mandrás (1639), Bombay (1662) o Calcuta (1689).
  • \r\n
  • 1674-1761: Imperio Maharata, que llega a dominar el oeste y centro de India.
  • \r\n
  • 1757-1947: dominio británico de India, que progresivamente incluye más territorios, hasta que en 1803 solo queda fuera el Punjab (noreste, controlado por los sijs, con religión propia). Incluirá los hoy países separados de Pakistán, Bangladés y Birmania (Myanmar). Desde 1763 (Tratado de París, que pone fin a la ‘Guerra de los Siete Años’ entre las potencias europeas), ya no tendrá competidores europeos. Siguen existiendo en el seno de la colonia estados teóricamente independientes pero totalmente vasallos, y los británicos practican una explotación sin escrúpulos de la mano de su Compañía de las Indias Orientales.
  • \r\n
  • 1857-58: rebelión de los cipayos (soldados indios al servicio de los británicos), sofocada pero que sirve para que los extranjeros respeten algo más a los autóctonos.
  • \r\n
  • 1858: oficialmente, India se transforma en colonia británica: se disuelve la Compañía de las Indias, y gobierna un virrey.
  • \r\n
  • 1885: nace el partido Congreso Nacional Indio (CNI), aglutinador del nacionalismo hindú.
  • \r\n
  • 1906: los musulmanes indios fundan su propio gran partido, la Liga Musulmana.
  • \r\n
  • 1915: Mahatma Gandhi, apologeta hindú de la ‘resistencia pasiva’ sin violencia, retorna a India tras convertirse en una figura liberadora de los indios explotados en Sudáfrica.
  • \r\n
  • 1917: Gandhi convierte al CNI en un partido de masas.
  • \r\n
  • 1919-35: sucesivas campañas de desobediencia civil y ‘resistencia pasiva’, lideradas por un Gandhi progresivamente más independentista.
  • \r\n
  • 1935: Acta de Gobierno de India, que establece el federalismo y elecciones por provincias y sufragio restringido. En el fondo no contenta a ninguna de las dos partes.
  • \r\n
  • 1937: primeras elecciones provinciales, dominadas en principio por el CNI. Birmania, separada de India por los británicos.
  • \r\n
  • 1946: elecciones provinciales, de nuevo ganadas por el CNI pero con la Liga Musulmana acaparando los escaños destinados a su religión. Choques sangrientos entre los dos credos.
  • \r\n
  • 1947: Reino Unido concede la independencia, partiendo su colonia por mayorías religiosas: lo que hoy es India, para los hindúes, y los actuales Pakistán y Bangladés (‘Pakistán Oriental’) para los musulmanes, por entonces como mismo estado.
  • \r\n
  • 1947-48: la partición de India Británica provoca enormes desplazamientos de población para ir al nuevo país que más le conviene según su religión. No cesan los enfrentamientos, que se cobran centenares de miles de muertos (más de un millón, según fuentes) también por la lucha de India contra Pakistán por el control de la fronteriza región de Cachemira, y de los musulmanes con los sijs por el Penjab.
  • \r\n
  • 1948: Mahatma Gandhi, asesinado por un radical hindú por tratar de buscar el acuerdo con otras religiones.
  • \r\n
  • 1950: nueva Constitución y Jawaharlal Nehru sigue como primer ministro, representando al ala socialdemócrata del CNI. Es artífice de la abolición legal del sistema de castas separadas, y la planificación económica.
  • \r\n
  • 1971: India ayuda a Pakistán Oriental (hoy Bangladés) a independizarse de la parte occidental.
  • \r\n
  • 1973: crisis del CNI, por inflación, corrupción y hambruna.
  • \r\n
  • 1974: primera prueba nuclear india. Una huelga general es duramente reprimida.
  • \r\n
  • 1975-77: dictadura: ante la extensión de los disturbios y la agitación, el Gobierno de Indira Gandhi (hija del fallecido Nehru y acusada de corrupción) declara el estado de emergencia y hasta encarcela a la oposición. Terminará cuando el CNI pierda las nuevas elecciones.
  • \r\n
  • 1984: Indira Gandhi, primera ministra de nuevo, asesinada por sus guardaespaldas sij. Se supone que es un represalia tras haber provocado la dirigente cientos de muertos de ese credo al ordenar meses antes el desalojo del Templo Dorado de Amristsar (Punjab), donde se habían atrincherado independentistas sijs armados. La sustituye su hijo Rajiv Gandhi, más conciliador con las minorías. Como consecuencia del magnicidio, se registra una ola general de violencia civil contra los sijs, con más de 3.000 muertos.
  • \r\n
  • 1991: en plena campaña electora, Rajiv Gandhi, candidato del CNI, es asesinado en un atentado de los ‘Tigres Tamiles’ del sur de India y Sri Lanka (la vecina isla de Ceilán). Ganará los comicios su sucesor al frente del CNI, Narasimha Rao, que introduce medidas privatizadoras. Empieza una era de crecimiento macroeconómico envidiable.
  • \r\n
  • 1992: destrucción de la mezquita de Babri por parte de fundamentalistas hindúes, en Ayodhya (norte de India). Los subsiguientes ataques entre las comunidades religiosas dejan en torno a 3.000 muertos.
  • \r\n
  • 1998: ‘tensión atómica’ entre India y Pakistán, con ambos países haciendo pruebas nucleares que hacen temer una guerra abierta.
  • \r\n
  • 2001: ataque islamista infructuoso al Parlamento indio, que estaba en plena sesión. Se tiene por obra del grupo terrorista Lashkar-e-Toiba por la unificación de la región de Cachemira.
  • \r\n
  • 2002: más de 2.000 muertos en las luchas interreligiosas derivadas del incendio de un tren con peregrinos hindúes cerca de Godhra, en el que había muerto medio centenar de estos. 
  • \r\n
  • 2008: atentados islamistas de Bombay, con cerca de 200 muertos. El Gobierno indio se los atribuye al grupo terrorista Lashkar-e-Toiba por la unificación de la región de Cachemira, o a alguna de sus ‘marcas’ indias.
  • \r\n
  • 2004: el sij Manmohan Singh (CNI), primer no-hindú que llega a primer ministro.
  • \r\n
  • 2014: el conservador y nacionalista hindú Narendra Modi (Partido Popular Indio), nuevo primer ministro. Los musulmanes, sijs y miembros de otras religiones temen que empeore la convivencia.
  • \r\n
\r\n

------------------------------------------------------------------

\r\n

Foto: http://shadowcat45.deviantart.com/art/Hyderabad-India-1-131047159

\r\n

Escrito por César Ferrero Neira

Comentarios

Artículos relacionados

La lucha contra el trabajo infantil con la educación como arma de construcción masiva

Los niños y niñas de familias trabajadoras en las fábricas de ladrillos en Pahassaur, India, pueden alejarse del trabajo infantil gracias al centro educativo con el que las ONG Naya Nagar y Don Bosco les brindan la posibilidad de acceder a la educación. Es una escuela puente que tiene como objetivo insertar a los menores en el sistema educativo de India.