Libia

Libia cuyo nombre oficial es Estado de Libia, es un país soberano del norte de África, ubicado en el Magreb. Su capital es Trípoli.

Recuadro de datos oficiales

\r\n
    \r\n
  • Nombre oficial: Estado de Libia.
  • \r\n
  • Forma de estado: República parlamentaria.
  • \r\n
  • Capital: Trípoli.
  • \r\n
  • Año de independencia: 1951 (de Italia).
  • \r\n
  • Máximo mandatario actual: teóricamente Abdullah al-Thani, primer ministro interino desde 9-07-2014. Ha sido designado por la Cámara de Representantes, parlamento reconocido por la comunidad internacional desde las elecciones de junio.
  • \r\n
  • Extensión: 1.759.541 kilómetros cuadrados (17º del mundo).
  • \r\n
  • Población estimada: 5,7 millones de habitantes (107º del mundo).
  • \r\n
  • Renta per cápita: 5.600 dólares (datos de 2006).
  • \r\n
  • Idioma(s): Árabe y beréber.
  • \r\n
\r\n

DÓNDE (ubicación)

\r\n

Orilla africana del Mar Mediterráneo. En el sentido de las agujas del reloj, limita al norte con el propio mar, al este con Egipto, al sureste con Sudán, al sur con Chad y Níger, al oeste con Argelia y al noroeste con Túnez.

\r\n

QUIÉN (colectivos en conflicto)

\r\n

Innumerables. Tras la caída del régimen de Muamar el Gadafi en 2011, han proliferado en las ciudades y comarcas libias infinidad de milicias o grupos armados de civiles, tanto islámicas en diverso grado como laicas, que mayoritariamente contribuyeron al derrocamiento pero que después nadie ha podido controlar. Éstas se enfrentan entre sí por el control de diversos territorios, pero también con el Ejército en formación del debilísimo Gobierno legítimo de la Cámara de Representantes (2014), que apenas controla una mínima parte del país, arrinconado en un hotel (!) de Tobruk, al noreste. Junto a los gobernantes salidos de la última vez que hubo urnas, se alinean en Bengasi y el este del país las fuerzas de la ‘Operación Dignidad’ lanzada por el general golpista Jalifa Hifter, al que se vincula a EEUU y que básicamente combate a los islamistas radicales. Países árabes ‘antiyihadistas’ apoyarían desde fuera –y a base de bombardeos- a este bando, como son Emiratos Árabes Unidos y Egipto.

\r\n

En el otro bando, multitud de milicias como las de las localidades de Bengasi y Misurata, algunas alineadas con Al Qaeda, otras con alguna de las múltiples tribus que han convivido en el país durante decenios. También entraría en este sector difuso el Congreso General de la Nación, es decir anterior parlamento legítimo de 2012 y de mayoría islamista, que terminado su mandato tras las elecciones de junio de 2014 no reconoce los resultados. Y se supone que países como Sudán o Qatar también arman al ala más radical.

\r\n

QUÉ (resumen de problemáticas)

\r\n

Caos en el pos-Gadafismo:

\r\n

El supuesto remedio, una vez más, ha terminado empeorando la enfermedad. El famoso dictador Muamar el Gadafi era el gobernante más longevo del mundo, 42 años en el poder, cuando el 20 de octubre de 2011 terminó asesinado por los rebeldes supuestamente prodemocráticos que se levantaron meses antes. Contaron estos con decisivo apoyo de bombardeos de la OTAN para ‘salvaguardar los derechos humanos’ del pueblo reprimido, que facilitaron el derrocamiento. Se calcula que esa guerra de apenas unos meses dejó unos 70.000 muertos. Pero ‘Occidente’ calculó mal, porque ese concepto difuso que formaban los rebeldes tenían muchos padres y madres, y múltiples intereses.

\r\n

De pronto, grupos más o menos caóticos de ciudadanos fuertemente armados se encontraron con que no había un tirano encima, lo que guste o no aporta siempre quietud. Estas múltiples milicias que guerrearon contra Gadafi, algunas de clara tendencia yihadista y otras menos, han ido controlando barrios, ciudades y regiones enteras, o luchan entre ellas por hacerlo. Además, como han reiterado las ONG, las guerrillas han actuado con sus propias leyes, proliferando el pillaje y los abusos, torturas y secuestros, sin ningún control real del nuevo ‘estado fallido’.

\r\n

Como era esperable, las milicias han hecho caso omiso de los primeros comicios democráticos en varios decenios: el Consejo Nacional de Transición que agrupaba a los sublevados dio paso a un parlamento democrático provisional, el 7 de julio de 2012, llamado Congreso General de la Nación (CGN). La participación en esas primeras elecciones fue del 60%, y salió una cámara variopinta aunque de mayoría islamista.

\r\n

El Gobierno provisional legalizó algunas milicias, pero eso no solucionó nada, ni mucho menos el intento de golpe de estado del general retirado Jalifa Hifter (mayo de 2014). La violencia y el caos crecen por territorios, y en las nuevas elecciones legislativas del 25 de junio de 2014, la inseguridad absoluta para ejercer el derecho al voto deja la participación en un lamentable 18%. Por si fuera poco, en la nueva Cámara de Representantes que sustituye al CGN pierden peso los islamistas, y el anterior parlamento no reconoce los resultados, pero sí lo hace la comunidad internacional.

\r\n

Así que, mientras los combates multibanda proliferan por doquier, con el fantasma del yihadismo radical sustentando a más de un grupo guerrillero, conviven (es un decir) dos parlamentos y dos gobiernos: uno (el anterior) en Trípoli, otro (el nuevo y tenido por legítimo) en Tobruk. Ninguno de los cuales manda realmente… Y de fondo, cientos de muertos y 300.000 desplazados en una población de 6 millones de habitantes, según uno de los últimos informes de ACNUR.

\r\n

La odisea de los inmigrantes:

\r\n

La descomposición interna libia arroja consecuencias indirectas importantes. Por ejemplo, amplia y ahora descontrolada costa se ha convertido en el punto de partida de la gran mayoría de viajes clandestinos de inmigrantes subsaharianos o sirios -fugitivos de su propia guerra-, que buscan una vida mejor en Europa. La tristemente famosa isla italiana de Lampedusa está a unos 300 kms. de las playas del país africano. En datos de otoño de 2014, se cree que la inmensa mayoría de los 165.000 inmigrantes llegados a Europa por el mar habían zarpado desde Libia. En mayo de 2014, el gobierno amenazó a la UE a “facilitar” su paso por el país, si la UE no ayudaba a su vez controlar la situación.

\r\n

Y a los protagonistas de a pie no les espera un viaje de placer, en ninguna de sus etapas. Una cosa es que sea fácil penetrar a Libia desde los 6 países que hacen frontera con la caótica república, y otra lo que les espera dentro. Tendrán que pagar dinerales impensables a las diferentes mafias y guerrillas que controlan cada región para llegar medianamente sanos a la costa, y las embarcaciones que se hacen al Mediterráneo desde allí, cómo no, están en nefastas condiciones para la aventura; han muerto a centenares.

\r\n

Además, de por sí había mucha población inmigrante en Libia, que trabajaba allí y a la que el caos le ha estallado en la cara. Muchos han sido tenidos por mercenarios al servicio de Gadafi cuando los rebeldes llegaron al poder… Y otros son aún detenidos por falta de papeles –los del anterior régimen ya no sirven-, hacinados arbitrariamente en campos de retención e incluso obligados a trabajos forzosos.

\r\n

‘Oro negro’ y ‘oro transparente’:

\r\n

En la década de los años 50, la recién independizada y desértica Libia descubrió que era inopinada y potencialmente rica. Su subsuelo albergaba grandes yacimientos de petróleo, que han convertido al país en el primer productor de ‘oro negro’ de África. Es prácticamente lo único que exporta, y eso hacía el régimen del coronel Gadafi, que producía 1,6 millones de barriles diarios. Tras la revolución que lo derrocó y asesinó, la producción ha llegado a bajar al 10%, y por ejemplo entre 2013 y 2014 los principales puertos petrolíferos han estado bloqueados por las milicias que los controlaban. Pero poderoso caballero es don Dinero, y en esto sí que ha habido acuerdo de desbloqueo entre el Gobierno y las guerrillas opositoras (julio de 2014), creciendo la producción hasta la mitad de la que fue en tiempos mejores. Cualquier solución final tendrá fondo negro, guste o no.

\r\n

De mucho más reciente descubrimiento es el otro tesoro líquido, más valioso para la vida, que guarda Libia en sus profundas entrañas. Alberga el segundo acuífero de agua dulce más importante del mundo, compartido con otros países del entorno, y que Gadafi había empezado a explotar en un macroproyecto de canalizaciones insólito, faraónico. Su idea era dar suministro de este bien escaso a todo el país, en el considerado mayor proyecto de irrigación del planeta. Y, en el futuro, exportar y enriquecerse, porque cada vez más opiniones coinciden en que muchas de las futuras guerras tendrán su base en el ‘oro transparente’ y potable, cada vez más necesario en este mundo de contaminación y cada vez más gargantas con sed. Según los conspiranoicos, acertados o no, el control del acuífero puede ser el motivo real de la intervención de ‘Occidente’ para tumbar al incómodo Gadafi.

\r\n

POR QUÉ

\r\n

Al final, la ambición de poder y dinero es lo que está detrás de todo conflicto, allá donde mires. Una supuesta lucha espontánea de la población contra 4 décadas de dictadura personalista del excéntrico Muamar el Gadafi no da para explicar por sí solo el desbarajuste actual. El gobierno totalitario implica libertades coartadas y derechos pisoteados, sí, pero en este caso también había en Libia un nivel de vida general mucho mejor que en el de la mayor parte del continente africano, y hasta más derechos para las mujeres que en la mayoría de los países del Islam. Aportaba sobre todo estabilidad, tan compleja en un país donde conviven unas 150 tribus diferentes y muy arraigadas en sus respectivos terruños.

\r\n

En 2011 hubo protestas en las calles de Libia, en el marco de la llamada ‘Primavera Árabe’ que pedía más libertades en varios países y que terminó derrocando varios gobernantes. Se duda de la auténtica espontaneidad de las de Libia, como las de todas, porque quizá a ‘Occidente’ le interesaba librarse ya de Gadafi: fue su enemigo acérrimo en los 80, pero después se acercaron y el dictador y sus jaimas fueron recibidos con todos los honores por todos los líderes mundiales. Les servía por ejemplo para tener a raya a los islamistas radicales, tan temidos. Aún así, parece que terminó siendo definitivamente incómodo cuando trató de impulsar una moneda distinta para África, que se libraría del yugo del mercado monetario y financiero mundial controlado por EEUU y sus aliados. ‘Occidente’ no da puntada sin hilo, más allá de que a veces se pinche con su propia aguja o, más comúnmente, pinche a otros.

\r\n

Aprovechando la represión del tirano contra los manifestantes -posiblemente alentados por la CIA y otros cuerpos ocultos-, y la guerra abierta entre los rebeldes y el régimen, la ONU y la OTAN intervinieron para ‘salvaguardar los derechos humanos’, algo que suele apetecerles más en países con petróleo u otros recursos naturales. Y cambiaron el sentido de la balanza: Gadafi terminó asesinado en un país en el que las instituciones eran él mismo, y después empezó el todos contra todos de los grupos variopintos que formaban los rebeldes por controlar cada ciudad o cada pozo de petróleo.

\r\n

Todo esto ante nuevos gobiernos libios impotentes y, paradójicamente, ante el clamoroso olvido repentino por parte de EEUU, la UE, la ONU y la OTAN, que seguramente esperarían un gobierno-títere más afín, pero no tienen ganas de enfangarse como en Irak o Afganistán. Y mientras, Al Qaeda o sus marcas locales crecen en el desgobierno.

\r\n

CUÁNDO (cronología de hitos)

\r\n

Cabe señalar que Libia es desierto puro, salvo en su franja costera, donde se concentran la gran mayoría de sus habitantes y ciudades importantes. Y también que está compuesta históricamente por tres grandes regiones diferenciadas, solo unificadas muy al final de su andadura milenaria: Tripolitania (costa oeste, donde se enclava la capital, Trípoli), Cirenaica (costa este, con Bengasi como principal núcleo) y Fezán, el desolado interior, habitado tradicionalmente por tribus beréberes y poco controlado.

\r\n
    \r\n
  • S. X-VI a.C.: los fenicios, comerciantes de lo que hoy es Líbano, fundan ciudades en la costa de Tripolitania, al oeste; y los griegos en la de Cirenaica, al este.
  • \r\n
  • 525-323 a.C.: Los persas, de lo que hoy es Irán, toman Cirenaica; luego también la dominará Egipto. Mientras, Tripolitania es controlada por los cartagineses, herederos de los fenicios procedentes de lo que hoy es Túnez.
  • \r\n
  • 323-116 a.C.: Grecia recobra Cirenaica, primero con Alejandro Magno y después dentro del reino helenístico de los Ptolomeos de Egipto.
  • \r\n
  • 116 a.C.-395 d.C.: Roma controla los territorios libios. Amplia romanización.
  • \r\n
  • 395: División del Imperio Romano: Tripolitania queda para Roma y Cirenaica para Bizancio.
  • \r\n
  • 435-534: Tripolitania cae en manos del reino vándalo, pueblo germánico que tras recorrerse toda Europa Occidental cruza el estrecho de Gibraltar y crea un estado en el norte de África, con capital en Túnez.
  • \r\n
  • 534: Bizancio destruye el reino vándalo y reincorpora Tripolitania.
  • \r\n
  • 662-1510: dominio árabe de la actual Libia; Cirenaica vuelve a la órbita de Egipto. En estos siglos se islamiza totalmente a la población y hay también disensiones internas, como la rebelión de los beréberes –de raza no árabe- chiíes del siglo IX.
  • \r\n
  • 1510-1551: dominio cristiano en la costa de Tripolitania, empezando por la ocupación de ésta por parte de España, pues se la consideraba ‘nido de piratas’. Después, España cede Tripolitania a la los caballeros cruzados de la Orden de Malta (1530).
  • \r\n
  • 1551-1912: Los turcos otomanos, que ya dominaban Cirenaica desde 1517, expulsan a la Orden de Malta de Tripolitania y controlan el territorio libio.
  • \r\n
  • 1710-1835: el gobernador turco Ahmad Qaramanli unifica las tres provincias que luego darían lugar a Libia, y que funcionan como reino autónomo hasta que Estambul retoma el control directo.
  • \r\n
  • 1912-1950: dominio italiano. Aprovechando la debilidad del Imperio Otomano, Italia invade el territorio, y afianza su presencia allí tras la Primera Guerra Mundial. En 1934 unifica las provincias y forma la ‘Colonia Italiana de Libia’, y en 1939 la incorpora directamente al reino de Italia.
  • \r\n
  • 1950: Libia, primera colonia independizada de toda África. Muhammad Idris es el rey, progresivamente centralizador.
  • \r\n
  • 1959: descubrimiento de los primeros yacimientos petrolíferos.
  • \r\n
  • 1969-2011: dominio del coronel Muamar el Gadafi, que inicialmente da un golpe de estado y proclama la república aprovechando un viaje del rey Idris. Gadafi va mudando de cargo, pero controlando siempre el poder de forma personalista. Su régimen se basará en los dogmas del socialismo y el Corán, y salvo en la última década apoyará a grupos terroristas islamistas contra ‘Occidente’, al que no obstante terminará acercándose.
  • \r\n
  • 1986: EEUU bombardea Trípoli y Bengasi, en represalia por el apoyo al terrorismo.
  • \r\n
  • 1992: la ONU decreta un embargo aéreo y militar por el mismo motivo.
  • \r\n
  • 1999: Gadafi entrega a los supuestos terroristas que reclamaba ‘Occidente’, terminan los embargos y se acerca a sus antiguos enemigos, también por la vía del petróleo.
  • \r\n
  • 2011: desde principios de año, comienzan las protestas enmarcadas en la ‘Primavera Árabe’, reprimidas por Gadafi. Deviene la tensión en guerra del régimen contra los rebeldes que agrupa el Consejo Nacional de Transición, apoyado por los bombarderos de la OTAN e incluso otros países árabes. Desde septiembre el Consejo es reconocido como Gobierno legítimo por la comunidad internacional, y llega al poder tras el asesinato de Gadafi, en octubre.
  • \r\n
  • 2012: primeras elecciones libres en varias décadas, con un 65% de participación: surge un Parlamento variopinto pero de mayoría islamista. En cualquier caso, las milicias armadas y descontroladas dominan las ciudades y puntos más estratégicos.
  • \r\n
  • 2013: la producción de petróleo cae a un 10% de la que era dos años antes.
  • \r\n
  • 2014: en medio de la inestabilidad y un intento de golpe de estado del antiislamista general Jalifa Hifter, hay elecciones legislativas en junio, con solo un 18% de participación. El anterior parlamento no acepta el resultado y se niega a ser disuelto, por lo que coexisten dos cámaras y dos Gobiernos, a la vez que se recrudecen los combates a varias bandas.
  • \r\n
\r\n

------------------------------------------------------------------

\r\n

Foto: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Refugie_Choucha_Tunisia_1.JPG

\r\n

Escrito por César Ferrero Neira

Comentarios

Artículos relacionados

Periodismo a pie de calle: Carlos Spottorno

Creemos conocer su historia. Los medios de comunicación nos muestran cómo llegan a las costas españolas, cómo mueren por cientos en Lampedusa, cómo se arriesgan saltando la valla que les separa de Europa.\r\nPero la inmigración ilegal es un puzzle de grandes dimensiones y nos faltan piezas para completarlo, para verlo en su totalidad.

Presentación Misrata Calling en Donostia

Ayer, 1 de marzo de 2012, pudimos ver el documental Misrata: vencer o morir (A.Arce-R.García Vilanova) con motivo de la presentación del libro de Alberto Arce Misrata Calling (ed. Libros del KO).

Cada día en Libia significaba poner en juego tu vida

Cuando el diario nonato La Voz de la Calle despidió a su plantilla, Alberto Arce (Gijón, 1976) se aferró a la indemnización y con ella partió rumbo a Libia. Recibió el dinero un miércoles y el viernes a las 08.00 horas ya cogía un avión en Madrid con destino Malta, desde donde embarcaría hacia Misrata.